Tiran desechos biológico-infecciosos en área natural protegida de Huauchinango

 

Huauchinango, Pue.- Cubrebocas, gasas, algodones tintados de sangre, empaques de jeringas y otros artículos de curación médica desechables, considerados como biológico-infecciosos, fueron arrojados en tiradero a cielo abierto ubicado dentro un área natural protegida de este municipio.

Los desechos se encontraban entre un montón de  basura convencional, que fue depositado  a un costado del camino que conduce a la localidad de Mesa de Capulines, a unos 100 metros del Puente Totolapa.

De acuerdo con la versión de los habitantes de ese poblado, un camión compactador de basura presuntamente propiedad del ayuntamiento, los habría descargo en ese lugar en la orilla de un barranco. 

Entre la montonera de basura sobresalían los desechos que probablemente habrían sido utilizados   en las clínicas y hospitales de Huauchinango, situación que preocupó a los habitantes de ese poblado, pues  se supone que deben tener un manejo más cuidadoso por el alto riesgo representan al estar  tirados a cielo abierto.

Ante esta situación los vecinos de esa localidad exhibieron en las redes sociales algunas  fotografías de la  basura compactada, incluso hicieron  un llamado al gobierno municipal que encabeza Gustavo Vargas Cabrera, para que retirara los desechos.

Trienio Noticias realizó un recorrido por el lugar pero curiosamente después de que se hiciera la denuncia en facebook, la zona fue saneada, incluso los residuos que quedaron fueron cubiertos con ramas y hierba.

No obstante  entre un motón de papel sanitario   se pudieron observar  los materiales utilizadas en los hospitales desde agujas de jeringas ya utilizadas, sondas, medicamentos y gasas, entre otros.

De acuerdo con la Norma Oficial Mexicana 087-Ecol-SSA1-2002 Residuos Biológico-Infecciosos, ese tipo residuos no se debe mezclar con basura municipal e industrial por el grave riesgo que representan a la población.

La norma prevé que deben separarse y colocarse en recipientes herméticos, bolsas de polietileno o en contenedores de polipropileno, para luego ser recolectados y transportados hasta un incinerador.

Al respecto, expertos en temas ambientales coinciden en que es posible saber  quiénes fueron los usuarios de los productos médicos, pues el uso de este material es controlado a través de etiquetas.

Sin embargo, se desconoce si a la fecha las autoridades le han dado seguimiento al problema o si se ha informado a la  Procuraduría Federal de Protección al Ambiente PROFEPA. 

Friday, June 07, 2019 Super User Policiaca 395
Roban en instalaciones del Conalep en Huauchinango